Proyecto de Real Decreto por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y el control de la legionelosis

Este nuevo Real Decreto que derogará el actual RD 865/2003. La nueva normativa será coherente con los conocimientos técnicos y científicos actuales e introducirá nuevas medidas de gestión de riesgos e innovaciones para controlar mejor las instalaciones o equipos vulnerables.

El proyecto espera ajustar la legislación nacional en los siguientes aspectos:

  • Resolver inconsistencias y diferencias entre el contenido establecido en el Real Decreto 865/2003 y la nueva versión de la norma UNE 100030: 2017.
  • Actualizar los anexos sobre métodos de muestreo y análisis y, en su caso, determinar los requisitos específicos para la instalación en función del riesgo.
  • Actualizar los requisitos de formación y formación del personal (responsables técnicos, aplicadores u operarios) de acuerdo con las funciones que desempeña el personal (instalaciones vulnerables a la propagación y propagación de Legionella).


Algunos aspectos introducidos en el nuevo texto son:

  • La necesidad de acreditar la toma de muestra para el control de Legionella conforme a ISO 17025
  • Establecimiento de contenido mínimo de los PPCL
  • Establecimiento de los planes Sanitarios
  • Se introduce, para determinadas circunstancias y con carácter complementario, la posibilidad de recurrir a métodos alternativos al cultivo de Legionella spp., que sigue siendo el método de referencia.


Finalmente, otro cambio relevante es la clasificación de las instalaciones. No se distingue entre instalaciones con mayor o menor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella, sino que se clasifican en los siguientes grupos:

  • Instalaciones en edificios, medios de transporte y de procesos
  • Instalaciones recreativas
  • Instalaciones urbanas
  • Instalaciones de uso sanitario / terapéutico
  • Cualquier otra instalación que utilice agua en su funcionamiento y produzca o sea susceptible de producir aerosoles que puedan suponer un riesgo para la salud de la población